miércoles, 27 de diciembre de 2017

Balance 2017



Termina el año de "Duncan, el frailecillo valiente", mi segunda criatura con el sello Saco de Huesos. Este año mis desplazamientos a eventos, ferias y demás han sido mínimos y he dejado a mi buen frailecillo volar y apañárselas sólo. Editar un cuento, por muy épico y atípico que sea, justo después de un cómic supuestamente de aventuras/terror quizá no sea lo más apropiado para forjarse un nombre reconocible en el mundillo pero... ¿A quién demonios le importa? Con Duncan le ofrendé mi corazón a una personita a la que debo incontables risas,; es sólo la forma gráfica de empezar a saldar cuentas con ella. 

Mientras los frailecillos batían sus alas por precipicios y roquedales dejados de la mano de Dios, Bill ha regresado. El hombre de los cuchillos me ha tenido entretenido un año y medio a base de café y largas noches de garabatos. El resultado: 123 páginas de pura obsesión malsana. La obra verá la luz en algún momento de este 2018 que comienza, si todo va como debiera. Y, de nuevo, si todo marcha, contará con dos colaboraciones de excepción a modo de prólogo y epílogo.


Feliz 2018 a todos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario